lunes, 26 de agosto de 2013

Un partido de playa

No me gusta que la Liga comience tan pronto. 25 de agosto, ya segunda jornada de Liga, y no pude presenciar el encuentro in situ en el Calderón porque me pilló en la playa, en Peñíscola (Castellón).
Literalmente desde la playa presencié en un bar, con el bañador todavía mojado, la cómoda goleada del Atleti frente a un Rayo Vallecano que se comportó como un rival playero.
Mientras mi novia se duchaba en el apartamento, los rojiblancos ya habían sumado dos goles. Raúl García remataba de cabeza, sin tan siquiera tener que saltar, pero con un escorzo complicado, un corner botado por Gabi (1-0), y Diego Costa remachaba con la zurda a placer una gran internada de Arda por el flanco izquierdo del área (2-0). No iban ni 20 minutos.
SI LLEGAS TARDE, TE LO PIERDES
“¿Ya van 2-0?”, me preguntó mi novia asombrada cuando llegó. “Sí. Este Atleti es muy bueno. Si llegas tarde, te lo pierdes”, le contesté orgulloso.
Ya con ella a mi lado, el Atleti puso el 3-0 en una preciosa triangulación entre Villa, Diego Costa, y Arda Turan, que recortó al portero Cobeño para colocar el 3-0. La defensa rayista era un juguete roto en manos de un insaciable Atleti.
Recién iniciada la segunda mitad, Arda redondeó su gran tarde poniendo un centro perfecto al corazón del área donde Tiago, llegando desde atrás totalmente solo, cabeceó el 4-0 a la red. El partido tenía visos de poder ser una goleada histórica.

FALTÓ EL GOL DE VILLA
Pudo poner el quinto Villa, que hizo un buen partido, pero le faltó gol, y marró una ocasión cantada al estrellar en el larguero una gran asistencia de Adrián.
Tuvo que ser Raúl García, de nuevo, el que empujase a las mallas un pase de la muerte de Koke (5-0), que robó el balón dentro del propio área rayista a una defensa franjirroja que fue un despropósito (Paco quitó al central Gálvez en el minuto 35, justo antes del 3-0...).

COMIENZO IMPONENTE
Los del Cholo ratifican su contudente victoria en Sevilla con una goleada en casa y ahora a soñar con poder hacer algo grande en el Camp Nou que supere el 1-1 del Calderón y poder levantar la Supercopa. Difícil, pero con este nivel, posible.