viernes, 3 de febrero de 2017

Estamos vivos, no tengan ninguna duda

SEMIFINALES- ATLÉTICO 1-2 BARCELONA
Goles: Griezmann; Luis Suárez, Messi.
La frase no es mía, es de Diego Pablo Simeone en los micrófonos de Gol al acabar el Atleti-Barça.
"Estamos vivos. Me quedo con el segundo tiempo, la reacción, la constancia, la presión, las situaciones de gol y sobre todo cómo se entregaron. Mientras se entreguen así estamos siempre cerca de cualquier cosa", afirmó el argentino. Entonces, el entrevistador repregunta: "Me quedo con esa frase: estamos vivos. Están vivos para el partido de vuelta, ¿no?".
"No tenga ninguna duda, que hay partido. Seguro que hay partido", contesta el Cholo con su convencimiento habitual y con una media sonrisa, entre pícara y desafiante.

EL CAMP NOU TE ASFIXIA
Pues estamos vivos. Yo también me quedo con esa frase. Quiero quedarme, pese a la enorme dificultad (seamos sinceros, está casi imposible) que entraña remontarle un 1-2 en el Camp Nou al Barcelona. En su estadio, el Barça es un equipo que te asfixia, te acorrala, te encierra y te martiriza en tu área hasta que consigue su objetivo. Lo hemos vivido en todas nuestras visitas en los últimos años en las que se ha aguantado siempre, mejor o peor, pero nunca se logró un triunfo. Los mejores resultados, tres empates 1-1: en Liga de este año; el ya histórico que nos dio el título con el cabezazo de Godín; y otro 1-1 más esa misma temporada en Champions, golazo de Diego Ribas mediante.

ONCE AÑOS SIN GANAR ALLÍ
Curiosamente este domingo se cumplirán once años de nuestra última victoria en el Camp Nou. 1-3, con un doblete del entonces Niño en todos los sentidos y otro gol de Maxi. El año anterior se había vuelto a ganar, 0-2, con otro doblete de Torres. Eran otros tiempos. Mucho peores, sin duda. Aunque esos triunfos ante el Barça nos ayudaban a no olvidar que éramos un equipo grande (Un grande sin memoria, ¿recuerdan? En esos años nació este blog...).
Ahora lo somos. No hace falta recordarlo ni mirar atrás. Pero antes del partido les avisaba en Esto es Atleti ("Volver a ser un equipo hijoputa") de que si de fútbol se trataba, ellos tenían unos cuántos tíos cuya técnica podía destrozarnos. Y así lo hicieron.

LA CLASE DE SUÁREZ Y MESSI NOS DESTROZÓ
Para nuestra desgracia hubo que esperar poco. A los seis minutos Mascherano roba un balón abajo a Griezmann, Luis Suárez recoge la bola en campo propio... y lo deja en nuestra portería. Entre medias, una carrera de casi 50 metros en la que primero sortea a Godín y después deja atrás a Savic con un autopase antológico, para terminar una jugada pletórica de clase y potencia con una definición sutil a la izquierda de Moyá (0-1). Empezar perdiendo tan pronto en una eliminatoria, ante un rival de la entidad del Barça, no era precisamente buen presagio.
No se descompuso, sin embargo, el Atleti. Respondió pronto con un cabezazo Godín (del que dos personas me dijeron en la previa que marcaría. No pudo ser); y los rojiblancos apretaron arriba a un Barça que se vio obligado en demasiadas ocasiones a combinar con su portero. Mascherano y Piqué tuvieron que emplearse a fondo para sacar balones peligrosos en ataques colchoneros.
Pero el Barcelona en las contras daba miedo. Temblamos especialmente en la grada cuando cerca de la media hora Neymar hizo una pared con Luis Suárez (tras llevarse un rebote en un mal despeje de Saúl. No tuvo su día); y terminó rematando flojo y fuera en una ocasión franca.
 
No fue tan franca la que tuvo Messi minutos después. Pero el argentino no las necesita claras. En el minuto 33, el 10 blaugrana se saca un zurriagazo tremendo que me hizo resoplar según lo vi salir, y que se fue abriendo hasta pegar en el palo y entrar cerca de la escuadra (0-2).
El Barça no había hecho méritos para ponerse con dos goles de ventaja, pero cuando cuentas en tus filas con tamañas bestias del mundo del fútbol, ¿quién necesita acumular méritos?
El Atleti sí que se descompuso después de este segundo mazazo, y los minutos que transcurrieron hasta el descanso fueron un funeral en el campo y un sinfín de lamentaciones en la grada: nos habíamos quedado sin semifinal en media hora.

HOMENAJE A LUIS ARAGONÉS
Pero el Cholo tenía otros planes. En el día en el que se cumplieron tres años de la muerte de Don Luis Aragonés Suárez (DEP, leyenda), Simeone debió dar una charla en el descanso que habría sido digna del Sabio de Hortaleza. Bonito homenaje del argentino, que estuvieron a punto de culminar en el césped los once de rojiblanco.

GRAN PARTIDO DE FERNANDO TORRES
Que la segunda parte iba a ser otra historia se les notaba a algunos con sólo mirarles los andares. De primeras, los de Torres, que saltó al campo por Vrsaljko, volviendo Juanfran a su posición de lateral. Creo que no me equivoco si digo que el Niño completó sus mejores 45 minutos de la temporada (que, todo sea dicho, está siendo muy floja).
A los cinco minutos, asistió de tacón a Gabi y sólo un cruce providencial de Jordi Alba evitó el tanto; a los 20, un centro suyo lo remató de chilena Carrasco; a los 35 conectó un precioso remate de espuela, a centro de Filipe, que se perdió lamiendo el poste... El Niño se mereció el gol, pero no lo encontró.

EL ATLETI RESUCITÓ
Antes del cuarto de hora, una falta colgada por Gabi la puso Godín de cabeza en el área chica y allí apareció Griezmann, ganando a Mashcerano, para cabecear el 1-2. Había partido. Había que creer. Y la afición creyó. Con todas sus fuerzas.
Sólo cinco minutos después, gran pase profundo de Koke, pase de la muerte de Filipe, y remate de Griezmann que salva a bocajarro Cillessen.
El partido era de una intensidad incalculable, las acciones se sucedían una tras otra a una velocidad de vértigo, la presión del Atleti era tal que al Barça le costaba salir de su propio campo. Pero cuando salía, volvía a asustar.
Así, dos disparos de Andre Gomes y de Messi (de falta) obligaron a Moyá (que completó un gran partido) a hacer sendos paradones, el segundo extraordinario, con la ayuda del travesaño.

MERECIERON EL EMPATE
Nunca dejaron de creer los colchoneros. Y merecieron su premio cuando en el 85 Gabi atacó a Mascherano como una locomotora, se la robó por detrás, la pelota llegó a Torres, y el Niño armó un disparo rápido (se precipitó) y la mandó a la derecha de Cillessen. Debió ser el empate. Habría sido de justicia.
El Atleti murió en el área culé, y todavía acumuló dos disparos más que se perdieron silbando (Griezmann y Gameiro). Pero no hubo remontada.

SI ELLOS NO DEJAN DE CREER...
No la hubo, y tendrá que ser en Barcelona. Son once años sin ganar allí. Nunca lo ha hecho el equipo del Cholo. Pero si ellos nunca dejan de creer, no seremos nosotros quienes lo hagamos. Veo altamente complicado que logremos eliminar al Barça, pero sí tengo claro que los blaugranas tendrán que sudar sangre para llegar a esa final. Estamos vivos, no tengan ninguna duda. Tendrán que matarnos allí...

miércoles, 1 de febrero de 2017

Jose I. Fernández ficha por "Esto es Atleti"

"Sí, señores, el rumor está en la calle y no me queda otra que confirmarlo: he fichado por Esto es Atleti", fueron las primeras palabras de José Ignacio Fernández al hacer oficial su traspaso por la prestigiosa página de información 100% rojiblanca "Esto es Atleti".

"Como muchos grandes amores, nuestro idilio ya venía gestándose años atrás. Pero hasta ahora siempre había habido flecos que habían impedido que se cerrara el traspaso por unas u otras circunstancias", confirmó el periodista madrileño, reconociendo que ya temporadas antes había habido acercamientos con "Esto es Atleti".

Las cifras del fichaje no han trascendido, pero por lo que apuntan fuentes bien informadas, la operación podría haberse cerrado a cambio de unas cuantas buenas palabras y muchas dosis de cariño.

"En Esto es Atleti somos selectivos y siempre buscamos calidade", manifestó Ricardo A. Menéndez, Ricky, editor de Esto es Atleti, preguntado por la llegada de Jose I. Fernández.

ILUSIONADO CON LA NUEVA EXPERIENCIA
Dejando a un lado metáforas de este mundillo futbolístico que tanto nos apasiona, la noticia es ésa, sí, ficho por Esto es Atleti. Palabras como las de Ricky (esa parte no era ficción) le hacen a uno sentirse orgulloso de poder formar parte de la familia de "Esto es Atleti".

Como todo el que me siga ha comprobado, mi frecuencia de publicaciones ya no es la que era. El trabajo, problemas personales, y el ver que el blog en muchas ocasiones no alcanzaba la repercusión que a uno le gustaría, me han hecho descuidar un tanto la crónica obligada (con mucho gusto) que tiempo atrás no faltaba con ni un solo partido, ya fuera de Liga, Copa, Champions, UEFA o Intertoto.

UN GRANDE SIN MEMORIA SEGUIRÁ VIVO
El blog no muere aquí, ni mucho menos. Seguirá latiendo, pero no lo hará al ritmo frenético que en otras épocas. Ahora, para palpitar conmigo a menudo deberán seguirme también en Esto es Atleti. Mi estreno con ellos fue hace dos semanas con un también metafórico "Hoy, yo me apunto a pasar frío al Calderon". Una reflexión sobre la "nueva" afición del Atleti, a caballo entre el partido del Betis en Liga y el encuentro de cuartos de Copa con el Eibar.

Hoy, repito artículo de opinión con "Volver a ser un equipo hijoputa". Una previa del Atleti-Barça muy particular, que les invito a leer en Esto es Atleti.

¿QUÉ Y QUIÉNES SON ESTO ES ATLETI?
Esto es Atleti nació en el año 2010 de la mano del mencionado Ricky junto a otros cinco locos del Atleti. De ellos, sólo Ricky continúa casi siete años después, pero a él se le han unido un elenco de diez personas fijas (cuatro editores, dos reporteros gráficos, tres redactores del primer equipo, uno del Atleti B y otro del Féminas), más tres colaboradores, entre los que ahora me encuentro.

UN MEDIO DE INFORMACIÓN ROJIBLANCA DE REFERENCIA
Desde ese ya lejano 2010 el crecimiento cada año ha sido exponencial: en publicaciones, en número de seguidores y en trascendencia, hasta el punto de haberse convertido en un medio de información del Atlético de Madrid de referencia.
No son sólo palabras. Con más de 20.000 seguidores en Twitter (donde es medio online verificado como oficial), llegó a casi 430.000 páginas vistas el año pasado y lleva creciendo desde 2013 a una media que supera el 30%.

Por todo ello y mucho más, que no se puede medir con cifras, por la calidad de sus contenidos, el mimo con el que se preparan y el sentimiento, siempre rojiblanco, que desprenden, fichar por Esto es Atleti es para mí un tremendo honor. Y esto tampoco son sólo palabras. Ya lo dice la descripción de la web: "El sitio de los que compartimos un sentimiento, una pasión y un orgullo: Atleti".

Gracias a Ricky, en quien personalizo todo esto porque siempre ha sido él quien me ha llamado para ficharme. 
El Atleti es mi vida. Siendo así, era normal que acabara en "Esto es Atleti".
Seguro que éste es el comienzo de una bonita amistad. Les invito a compartirla con nosotros.    

martes, 27 de diciembre de 2016

Un lustro con el Cholo: una parábola sobre la confianza


Dice la RAE que la confianza es la "esperanza firme que se tiene de alguien o algo"; un "pacto o convenio hecho oculta y reservadamente entre dos o más personas". Una persona de confianza es "alguien en quien se puede confiar". Y la RAE define confiar como "encargar o poner al cuidado de alguien algún negocio u otra cosa"; o "depositar en alguien, sin más seguridad que la buena fe y la opinión que de él se tiene, la hacienda, el secreto o cualquier otra cosa". Confiar es, en último término, "esperar con firmeza y seguridad". 
MOISÉS Y EL MAR ROJO
La confianza es una cualidad fundamental en cualquier ámbito de la vida, pero que se erige como vital a la hora de que un líder sea seguido por los suyos.
La Biblia cuenta cómo hace más de 3.000 años Moisés ordenó que se separasen las aguas del Mar Rojo para que, de esta forma, su pueblo pudiera salir de Egipto. Sin embargo, se dice que cuando Moisés alzó su cayado sobre el Mar Rojo no se produjo el esperado milagro. No fue hasta el momento en el que el primer israelita se lanzó al mar para cruzarlo, cuando las olas retrocedieron y se dividieron las aguas, dejando expedito el paso a los judíos.
Se trató, pues, de un claro ejemplo de fe y de confianza de su pueblo en Moisés. Y esa confianza fue la que posibilitó el milagro.

LAS ESTRELLAS SIGUEN AL CHOLO
En los últimos tiempos, jugadores de la talla de Griezmann o Godín han reconocido en entrevistas públicas que su continuidad en el equipo colchonero se debe en buena medida a la presencia de Simeone en el banquillo. A la confianza que les genera. A la fe que les transmite.

SUS MANDAMIENTOS SON SEGUIDOS A PIES JUNTILLAS...
Y buena prueba de ello son unas palabras pronunciadas recientemente por Saúl Ñiguez: "Confiamos al 100% en Simeone. En ocasiones puede pedirnos algo y que no estemos plenamente convencidos de ello, pero te lo transmite de una manera con la que al final consigue que vayas a muerte con él".
El Cholo es el Moisés del Atlético de Madrid, y sus mandamientos son seguidos a pies juntillas por el pueblo rojiblanco. Si Simeone les pide que crucen el Mar Rojo, lo hacen sin dudar...
El argentino es el profeta y el líder espiritual de la religión colchonera desde hace ya cinco años.

HOY SE CUMPLEN CINCO AÑOS DE SU PRESENTACIÓN
Hoy se cumple un lustro desde que se presentó al Cholo Simeone como nuevo entrenador del Atlético de Madrid. Un 23 de diciembre de 2011 el club anunciaba en su página web que el exjugador argentino firmaba por el Atleti por lo que restaba de temporada y una más, y tal día como hoy hace cinco años era presentado en el Vicente Calderón.

"NO ME ASUSTA EL DESAFÍO", FUERON SUS PRIMERAS PALABRAS
"Sé la exigencia que tiene el Atlético. No me asusta. Me entusiasma, como todas las situaciones que generan desafíos. Aquí estamos para recuperar un poco de lo que siempre tuvimos. Nos gusta un equipo agresivo, un equipo fuerte, aguerrido, contragolpeador. Lo que nos llevó a los atléticos a identificarnos con esta gloriosa camiseta”, fueron sus primeras palabras como técnico rojiblanco. Cinco años después, a ciencia cierta ha demostrado que el desafío no le ha asustado. Nunca lo hizo. Y ese equipo agresivo, fuerte, contragolpeador, nos ha hecho a los atléticos identificarnos más que nunca con esa gloriosa camiseta. Y ya van cinco años.
AQUELLOS TIEMPOS CON SEIS ENTRENADORES POR TEMPORADA...
Cinco años... que se dice pronto, pero que significa mucho. Muchísimo. Para alguien como yo, que ha visto siendo un niño cómo sólo en una temporada pasaban por el banquillo del Atlético de Madrid seis entrenadores distintos (Seis, sí. En la 1993-94, Jair Pereira -hasta la jornada 7-; Cacho Heredia -jornada 11-; Emilio Cruz -jornada 19-; José Luis Romero -jornada 25-; Ovejero -jornada 29-; y Jorge D'Alessandro) y que al año siguiente, con el fichaje del hasta entonces seleccionador colombiano Pacho Maturana, hasta me inventé un cántico: Pacho Maturana, ¿dónde irás mañana? (Maturana fue destituido por Jesús Gil en la jornada 9...); el que Simeone lleve cinco años al frente del Atlético de Madrid es un milagro similar al de Moisés con las aguas del Mar Rojo.

EL SEGUNDO TÉCNICO CON MÁS PARTIDOS EN LA HISTORIA DEL ATLETI
Sus números (285 partidos como entrenador del Atlético: 179 victorias; 57 empates; 49 derrotas) le convierten en el segundo técnico con más encuentros al frente del Atleti, sólo superado por el legendario Don Luis Aragonés (611 partidos: 307 victorias; 135 empates; 169 derrotas); y muy por encima de entrenadores campeones de Liga como colchoneros como Ricardo Zamora (206 partidos y dos Ligas, 1939-40 y 1940-41), Radomir Antic (189 partidos y una Liga y una Copa, 1995-96) o Helenio Herrera (120 partidos y dos Ligas, 1949-50 y 1950-51).
Precisamente Ricardo Zamora es el único entrenador que ha permanecido más temporadas consecutivas al mando del Atlético de Madrid, siete (entre 1939 y 1946).

FRASES PARA UNA FILOSOFÍA DE VIDA
En estos cinco años, las frases que nos ha dejado Simeone en cada entrevista o rueda de prensa se han convertido en una filosofía que va mucho más allá del rectángulo de juego. Del "partido a partido", al "siempre hay que creer" (rebautizado el año pasado en el lema "Nunca dejes de creer"), pasando por el paradigmático "aquí el esfuerzo no se negocia", hasta llegar a la que para mí fue su frase más moralizante y aleccionadora, pronunciada además en Neptuno tras ganar el título de Liga: "No es solamente una Liga, muchachos. No es solamente una Liga, mujeres. Es algo mucho más importante lo que estos chichos les transmiten a todos: que si se cree y se trabaja, se puede. Así que arriba todos".
Pero de todas ellas, quiero quedarme con la última que nos ha dejado, en la entrevista que le realizó Marca la semana pasada: "Va a ser difícil encontrar un equipo mejor que el Atlético en mi futuro".

LA CONFIANZA PUEDE PERDERSE EN UN MINUTO...
Y es que es un futuro, y no mirando a lo logrado en el pasado (Una Liga, una Copa del Rey, una Supercopa de Europa, una Supercopa de España, una UEFA Europa League...), es como quiero terminar este post sobre el Cholo.
Dice Warren Buffett, empresario estadounidense considerado uno de los mejores inversores del mundo, que “se necesitan 20 años para construir una buena reputación y sólo cinco minutos para arruinarla”. Extrapolándolo a la confianza, hacen falta mil buenas acciones para ganarse la confianza de otro, pero sólo con una única mala acción ésta puede perderse... Y sin confianza, no hay nada...
Soy de los que piensa que un camino de buenas obras no puede resquebrajarse al primer tropiezo.
Por eso, Diego Pablo, mi nivel de confianza en ti está tan alto, que harían falta al menos cinco años sin éxitos para que comenzase a dudar.
Por otros cinco años del Cholo como el Moisés rojiblanco. Ése es mi deseo para esta Navidad. "¡Así que arriba todos!".