martes, 23 de enero de 2018

"A este equipo le falta una gran remontada"

Foto: Jackson Martínez celebra el 0-3 en el Sánchez Pizjuán (2015-16)
“A este equipo le falta una gran remontada”. Con estas palabras Gabriel Fernández Arenas, Gabi, intentaba motivar y convencer a los suyos en mayo del año pasado antes de lo que se presentaba como una gesta heroica, una epopeya, un milagro… remontar un 3-0 al Real Madrid en las semifinales de Champions.
El equipo del Cholo no lo logró, pero llegó a estar cerca. A los 15 minutos ganaba 2-0 con goles de Saúl y Griezmann, y sólo una jugada fatal defendida al borde del descanso (de la que Benzema vivirá toda su carrera…) evitó que el Madrid, al menos, hubiera llegado al descanso con los huevos de corbata.

También la temporada pasada, sólo tres meses antes, los de Simeone encararon otra empresa épica. También en semifinales, pero esta vez de Copa del Rey y ante el Barça, al que se debía remontar un 1-2 recibido en el Calderón.

CAMP NOU: UN GOL MAL ANULADO, UN PENALTI FALLADO
Y también se estuvo muy cerca. Luis Suárez puso el 1-0 cerca del descanso; pero en la segunda mitad el Barça se quedó con diez (minuto 57); a los rojiblancos se les anuló un gol legal de Griezmann (minuto 58), luego fue expulsado Carrasco (minuto 69), Gameiro falló un penalti (en el 80); y por fin el propio ex del Sevilla empató el choque en el 83, pero en la recta final no se logró igualar la eliminatoria, pese a que hubo faltas laterales y córners para ello.

El Sevilla no es el Barça. Ni el Pizjuán es el Camp Nou. Tampoco es el Real Madrid, y entonces un gol del rival mataba la eliminatoria, ya que obligaba al Atleti a meter cinco.
Esta noche no estará Diego Costa. Pero tampoco lo estuvo en los dos partidos citados de la temporada pasada.

HA GANADO TRES VECES EN EL PIZJUÁN EN LOS ÚLTIMOS CINCO AÑOS
En los últimos cinco años, el Atleti ha logrado tres victorias en el Sánchez Pizjuán, y dos de ellas le valdrían para clasificarse esta noche: un 1-3 en la 2013-14, donde sí estaba Diego Costa, que marcó dos goles; y un 0-3 en la 2015-16 en el que no estuvo el hispano-brasileño y sí en cambio el colombiano Jackson Martínez, que marcó además un golazo (los otros dos tantos los hicieron Koke y Gabi).

Caer en la Copa sería una enorme decepción, teniendo en cuenta que el Atleti siempre deposita muchas esperanzas en esta competición y que este año cuenta con el añadido de que la Final se juega en el Metropolitano. Además, la Liga es ya una quimera y la Champions voló.
Por ello, los once del Cholo deben ponerlo todo esta noche en tierras hispalenses para remontar la eliminatoria. No es tan difícil, sólo hay que ganar. Excepto el 0-1, cualquier otro resultado es válido.

HOY ES OBLIGATORIO GANAR
Hace cinco años, también en Copa y en este mismo estadio, el Atleti ganaba 0-2 a la media hora en el Pizjuán. Entonces no hacía falta ganar, los rojiblancos traían un 2-1 de ventaja de la ida y se dejaron ir y el Sevilla terminó empatando (Rakitic marcó el 2-2 en el 91). Hoy sí es necesario. Es obligatorio. A este equipo la falta una gran remontada, y éste puede ser un buen día. Yo creo en la remontada. ¿Y tú?  

martes, 16 de enero de 2018

El "unocerismo" del Cholo es más bien "doscerismo"

El otro día escuché la siguiente reflexión: ¿Por qué de aquellos equipos que atacan bien, pero defienden horriblemente, se dice que juegan bien; y en cambio los equipos que atacan lo justo, pero defienden con brillantez, se dice que juegan mal?
Alguno me podrá contestar a vuela pluma que porque el segundo caso es el del Atleti y nos tienen tirria. Yendo un poco más allá, la realidad es que el gol es la salsa del fútbol y la mayoría de los espectadores (y más los externos, los que no van con uno ni con otro) prefieren un 4-3 antes que un 1-0.

EN AS.COM NO SE PUEDEN CONSULTAR LOS GOLES EN CONTRA
En este sentido, me resulta llamativo que en las páginas de As.com se pueda consultar de cada equipo los goles a favor, si han sido de penalti, de cabeza... las tarjetas, las faltas, los remates... hasta los regates... Pero no se pueden ver los goles en contra que ha recibido cada club.

OBLAK LLEVA DOS ZAMORAS CONSECUTIVOS, CAMINO DE TRES
Siguiendo en esta línea, les voy a dar unos datos de los que poco se ha hablado: Oblak es el actual Zamora con sólo ocho goles y ya ha sido el portero menos goleado de esta Liga las dos últimas temporadas: 2016-17- 21 goles encajados; y 2015-16- 18 goles encajados (récord histórico empatado con Liaño, 1993-94). Antes de su llegada, también Courtois hizo doblete de Zamoras: 2013-14- 24 goles; y 2012-13- 29 goles.
Entre medias el otro Zamora se lo llevó Claudio Bravo en el Barça, sucediendo a Víctor Valdés, que lo ganó consecutivamente cuatro campañas, entre 2009 y 2012.

NO SE VEÍA UNA SUPREMACÍA ASÍ DESDE ARCONADA (1980-1982)
No se veía una supremacía tal en la conquista del Zamora por parte de un mismo equipo (cuatro consecutivos del Barça, y cuatro de cinco en el Atleti) desde la Real Sociedad con Arconada a principios de los 80, con tres Zamoras seguidos entre 1980 y 1982; y dos décadas antes con el Real Madrid, que ganó siete en ocho temporadas durante los años 60: tres de José Vicente Train, dos de Antonio Betancort, uno de José Araquistáin y uno de Andrés Junquera. Pero seguro que no han leído sobre esto en ningún sitio.

EL ATLETI, EL LÍDER DEL "UNOCERISMO"
Y es que en este sistema binario del fútbol, los unos están mucho mejor valorados que los ceros. El partido del Atleti en Ipurúa fue una buena muestra de lo que les hablo.
Su victoria fue la octava que suma por la mínima esta Liga, la sexta por 1-0. El equipo rojiblanco es el líder del "unocerismo" con esos seis 1-0. Por detrás, aparecen el Leganés y el Espanyol con cuatro.
Curiosamente, Real Madrid y Barcelona no han ganado ningún partido por 1-0. Aunque el Madrid sí que ha perdido dos veces por ese tanteador. Supongo que por eso no gusta.

LA SEGUNDA PARTE FUE MALA; PERO EL EIBAR ESTÁ FUERTE
Aunque la primera parte fue buena, el Atleti se encerró atrás y sufrió bastante los últimos 20 minutos, con de nuevo un Oblak enorme (especialmente en una estirada espectacular) y un Giménez que se cruzó providencialmente en la recta final para evitar un gol cantado (tras la mano no pitada de Augusto).
El Eibar llevaba sumados 19 de los últimos 21 puntos, con cuatro victorias consecutivas en su estadio (incluida una ante el Valencia... un 4-1 al Girona... y un 5-0 al Betis) y se había situado séptimo a sólo un punto de Europa. Pero ojo, ganar al Eibar en Ipurúa es sencillo, y si se hace sólo por 1-0 granjea críticas. Ya saben, los ceros no gustan.

EL UNO LO MARCÓ GAMEIRO, Y YA VAN 400 CON SIMEONE EN LIGA
Por eso les voy a hablar del uno. El uno lo marcó Gameiro. Y uno, más uno, más uno, más uno... el Atleti del Cholo Simeone ya lleva 400 goles en Liga, en 230 jornadas.
Paradójicamente, ésta es una de sus peores temporadas en el aspecto anotador. Por primera vez desde la campaña 2005-06, ningún jugador del Atleti supera los cinco goles al final de la primera vuelta. Esta cifra suman Griezmann y Correa, y cuatro lleva Gameiro con el del sábado. Entre todos, sólo 28 goles. Dos menos que los 30 del primer año de Simeone (entrenó 21 jornadas). Desde entonces, 65 goles en la 2012-13; 77 en la 2013-14 (la del título); 67 la 2014-15; 63 en la 2015-16; y 70 tantos en la 2016-17.

GRIEZMANN, CON 65, EL PICHICHI DE ESOS 400 GOLES
¿Y quiénes han sido los máximos artilleros en Liga en estos seis años de Cholismo?
Hasta 34 jugadores han cantado gol en Liga con Simeone, el que más, el actual Pichichi del equipo, Antoine Griezmann, con 65 goles. Le sigue un tremendo delantero que sólo estuvo año y medio con el Cholo, Radamel Falcao con 43 (metió 52 en Liga y 70 en total en sólo dos temporadas...), y el regresado Diego Costa con 38, que seguro que le superará pronto.
Por detrás dos hombres de la casa, Koke con 24 y otro hijo pródigo, Fernando Torres, con 23.
Sexto un tipo al que se echa de menos, Raúl García, con 19; seguido por Carrasco con 17 y el mencionado Gameiro con 16.
Cierran el top ten un hombre que no puede faltar en el equipo del Cholo, y que sin duda metió el más importante de estos 400 goles: Diego Godín, con 14. Misma cifra que suman Saúl Ñíguez y Ángel Correa.

EL "UNOCERISMO" ES CASI "DOSCERISMO"
Entre todos, el Atleti del Cholo, partido a partido, gol a gol, ya ha alcanzado los 400 tantos en 230 jornadas de Liga, una media de 1,74 por partido; mientras que apenas ha encajado 158 goles, sólo 0,68 por encuentro.
Lo que quiere decir que el "unocerismo", con los números en la mano, está más cerca del "doscerismo".
Así que como diría el expresidente del FC Barcelona, Joan Laporta, "al loro, que no estamos tan mal". Ni aunque se empeñen.

TODOS LOS GOLEADORES DE LOS 400 DE SIMEONE EN LIGA
JUGADOR2012/12-13/13-14/14-15/15-16/16-17/17-18TOTAL
GRIEZMANN---222216565
FALCAO1528-----43
D. COSTA-1027---138
KOKE236254224
F. TORRES---3118123
R. GARCÍA-595---19
CARRASCO----410317
GAMEIRO-----12416
GODÍN214313014
SAÚL-0-444214
CORREA----54514
VILLA--13----13
ARDA2352---12
MANDZUKIC---12---12
TIAGO022511-11
MIRANDA1223---8
FILIPE010-1316
ADRIÁN231----6
GABI10301005
THOMAS----2125
GIMÉNEZ--011013
GAITÁN-----303
DIEGO R.2-1----3
JUANFRAN01001002
SALVIO2------2
MARIO S.0101---2
CEBOLLA-11----2
JACKSON----2--2
ALDERWEIRELD--1----1
ÓLIVER-01-0--1
R. JIMÉNEZ---1---1
SIQUEIRA---10--1
VIETTO----1-01
SAVIC-----101
P.P.123210110
TOTAL30657767637028400

martes, 19 de diciembre de 2017

Recordando viejos tiempos

JORNADA 16
ATLÉTICO  1-0 ALAVÉS
Goles: Fernando Torres.
El 17 de junio de 2001 el Atlético de Madrid se jugaba cumplir el eslogan de "Un añito en el infierno". Para su desgracia, su posible ascenso se dilucidaba ni más ni menos que en tres campos: el Coliseum Alfonso Pérez (Getafe-Atlético); Butarque (Leganés-Tenerife); y La Victoria (Jaén-Betis).

El Atleti cumplió con su parte, ganó 0-1 en Getafe con gol de Luque. Pero necesitaba que al menos el Tenerife o el Betis no ganaran. Y ellos también cumplieron.
Jesús Gil, que en paz descanse, decidió comprar 2.000 entradas del partido de Butarque y regalárnoslas a los abonados rojiblancos, para que fuésemos a animar al "Lega" en su intento de hacernos un favor y arañar algún punto al Tenerife.

ME FUI A ANIMAR AL "LEGA" CON MI AMIGO RODRI
Diez kilómetros más lejos, las entradas para el Getafe-Atleti andaban por los 50 ó 60 euros. Así que para un jovenzuelo como yo, universitario primerizo y sin un céntimo en los bolsillos, irse a alentar al Leganés fue la mejor opción.
Lo hice acompañado de mi mejor amigo, Rodri, aficionado del Barça, pero que siempre tuvo simpatía por el Atleti.

Y CANTAMOS EL "¡LUQUE, LUQUE!"
El partido fue peculiar. Los ánimos para el equipo pepinero fueron incesantes, salpicados de constantes cánticos hacia el Atleti, especialmente el "¡Luque, Luque! ¡Luque, Luque!", quien marcó a la media hora y fue autor de muchos goles en esa recta final de Liga.
Sobre el césped de Butarque, el Leganés era claramente inferior y aguantó como pudo (dos palos en contra mediante), hasta que Hugo Morales marcó el 0-1, de falta, en el minuto 72. En Jaén, el Betis ya ganaba desde el minuto dos, con lo que el añito en el infierno se multiplicó.

Y EN LA VUELTA A CASA, RODRI SE ENAMORÓ...
En el camino a casa, de vuelta en el tren, la afición colchonera no paró de alentar con sus cánticos, como si quisieran consolar a los suyos en la distancia.
En ese viaje de vuelta, mi amigo Rodri contemplaba el espectáculo con los ojos como platos: "Es increíble la afición del Atleti. Acaba de llevarse el palo de no ascender y mira cómo animan". Y lanzó una promesa que no se quedó en el calentón: "La temporada que viene me abono contigo al Calderón".

VIVIMOS JUNTOS LOS DOS AÑOS DE LUIS ARAGONÉS
Y así lo hizo. Durante dos años, junto a otro amigo y mi padre, compartimos mañanas, tardes y noches a orillas del Manzanares. Vivimos el ascenso; decepciones coperas (un 1-3 con el Rayo y otra eliminación a manos del Recre); y goleadas históricas como el 3-0 al Barça (Rodri no se levantó en ninguno de los goles, pese a que yo los celebré con él muy efusivamente).
Fue justo el último período de Luis Aragonés en el banquillo colchonero (2001-2003). Esa etapa en la que arengó a los suyos con frases como "¡Ustedes van a entrar en Liga de Campeones por lo civil o por lo criminal!", o en la que dejó una de sus citas más míticas: "Ganar y ganar y ganar y volver a ganar... Eso es el fútbol".
Una época en la que sobre el campo cantábamos los goles de Diego Alonso, el Petete Correa o Luis García; aplaudíamos la clase de Movilla, Stankovic o Albertini; nos divertíamos o nos sobresaltábamos con el Mono Burgos; y presenciamos el nacimiento de un nuevo ídolo... Fernando Torres.
Luis Aragonés se fue del Atleti, y mi amigo Rodri también. Tras el ascenso, mantuvieron los precios populares para todos aquellos que permanecimos fieles en Segunda (14.000 pesetas), pero para el segundo año después de la vuelta a Primera los precios ya sí subieron, a casi el doble (150 euros).

RODRI NUNCA VOLVIÓ AL CALDERÓN
Los años fueron pasando y Rodri no volvió al Calderón. La crisis y el amor se alinearon para que hace cuatro años (en febrero de 2014) decidiera coger las maletas y se marchase a vivir a Perú. Desde entonces, sólo ha vuelto dos veces a España y, entretanto, el Calderón también se nos ha ido.
Este año, Rodri ha vuelto a casa por Navidad. Somos amigos desde los cuatro años, y para mí fue un gran placer poder ayudarle a dar la sorpresa a sus padres, que estaban resignados a que este año su hijo tampoco podría pasar las Navidades con ellos.
Antes de venir, Rodri me expresó un deseo: "Me gustaría conocer el nuevo estadio". Y allí que nos fuimos el sábado.

Y QUERÍA CONOCER EL NUEVO ESTADIO
Volvimos a compartir una tarde-noche de fría previa, tapados hasta las cejas con abrigos, guantes y
gorros; celebramos el gol del Eibar al Valencia en el bar "El Peñón"; y quedó maravillado por las luces, el colorido, la modernidad y la grandeza del Metropolitano.
El partido dejó poco para el recuerdo, la verdad. Y eso que Godín demostró tener unas enormes ganas de marcar. En cada contra que pudo, se sumo al ataque buscando alguna pared o esperando en el área un balón colgado. Sin embargo, en la mayoría de las veces tuvo que volverse por donde había venido. Sólo dos de sus subidas terminaron en ocasión: en un cabezazo desviado; y en una volea de Koke, tras dejada del uruguayo, que terminó en las manos de Pacheco después de rebotar en un defensa.

NADA QUEDABA EN ESE ATLETI RESPECTO AL QUE ÉL VIVIÓ
Nada quedaba en ese Atleti respecto al último partido que Rodri había presenciado in situ a mi lado. Luis Aragonés murió, el estadio era otro, incluso el escudo había cambiado... y de los futbolistas sólo quedaba la alargada sombra (la ensanchada, mejor dicho) del Mono Burgos en el banquillo.
¿Nada? No... Con el comienzo del segundo acto, sobre la banda calentaba el último recuerdo vivo de aquellas tardes en rojiblanco de principios de siglo: Fernando Torres.   

EXCEPTO TORRES, QUE NOS QUITÓ QUINCE AÑOS DE ENCIMA
"Estaría bien que saliera y que marcara. Como en los viejos tiempos", me aventuró Rodri desde que lo vio aparecer.
A falta de 20 minutos, Torres saltó al campo, y sólo cinco minutos después, el Niño de 33 años dio la alegría de la noche a otros dos niños treintañeros a los que quitó quince años de encima de un plumazo.
Como entonces, nos abrazamos, ondeamos nuestra bufanda al viento, y coreamos el "Fernando Torres, loroloroloro, Fernando Torres", igual que lo cantábamos hacía tres lustros a orillas del Manzanares.

SI EN EL FÚTBOL SE PERDIERAN LOS SENTIMIENTOS...
Si en el fútbol se perdieran los sentimientos y sólo quedara el negocio, como aleccionó el señor Cerezo esta misma semana, ni yo, ni mi amigo Rodri, ni miles de colchoneros nos habríamos abonado en los años de Segunda, batiendo todos los récords de abonos en el club.
Si el sentimiento en el fútbol se perdiera, y sólo quedara el negocio, yo, y otros miles, nos habríamos dado de baja del club durante todos esos años de mediocridad, en los que se jugaba la Intertoto y la figura de Fernando Torres era el único motivo del que estar orgulloso de ser del Atleti.

POR SUERTE, AÚN HAY QUIEN ENTIENDE DE SENTIMIENTOS
Por suerte, el fútbol, y las cosas importantes en la vida, se siguen moviendo por los sentimientos. Y esto es lo que precisamente hace que esta crónica sea emotiva, y no una soporífera reseña de un partido gris que, en términos de negocio, nos acerca un poquito más a esa Champions que este año hemos abandonado.
La eliminación de la Champions sí que ha sido un enorme fracaso a nivel empresarial, señor Cerezo. Por suerte, hay gente en este mundillo que aún entiende de sentimientos, como Fernando Torres.
Gracias, Fernando, por ayudar a darle más sentido a esta crónica. Y gracias a ti, Rodri, por seguir compartiendo abrazos por más que nos separen casi 10.000 kilómetros